¿Estás buscando un nuevo compañero? Ellos llevan mucho tiempo esperándote

ASA Asociación por la Sensibilidad Animal es una organización nacional sin ánimo de lucro, su único beneficio es la satisfacción de conseguir cambiar las vidas de algunos animales. Sobre todo, trabajan con casas de acogida donde poder atender a los peludos, curar sus heridas, las físicas y las psicológicas que, en la mayoría de las ocasiones, son las peores. Se trata de hacerles la vida más fácil hasta llegar a su hogar definitivo.

Muchos de estos animales pasan gran parte de su vida anhelando una oportunidad, encontrar una familia y dejar de ser un número más en la lista de abandonos. Aquí te dejamos dos de sus casos de urgente adopción:

Sirius

Sirius, es un pit bull sordo rescatado del sacrificio. Fue encontrado en Murcia vagando solo por las calles y fue a parar a la perrera de allí, donde estaba en lista de sacrificio. Fue rescatado y traído a una residencia de Madrid, ya que en ese corto tiempo de buscar transporte no salió una casa de acogida. Sirius tiene 3-4 años, es pequeñito de tamaño, aunque en las fotos no lo parece. Es un perro buenísimo, cariñoso con personas adultas y niños, muy sociable y juguetón con perros.

Pero lleva un año ya en residencia, esperando aunque sea una casa de acogida. Es tranquilo y no ladra. Es muy injusto que por su sordera y su raza no tenga un hogar, una familia. Ojalá pronto aparezca esa persona que vea más allá que eso y pueda salir por fin de aquí.

Boomer

Boomer es un amstaff de 3 años y medio. Entró en la perrera de Madrid cuando lo recogieron de la calle, siendo cachorro y creció allí, sin que nadie se fijara en él, pasando calor, frío y mojándose… Cuando por fin en esa perrera se pudo sacar a pasear Boomer era ya de gran tamaño y con tanta energía que casi ningún voluntario se atrevía a sacarle. Una de las voluntarias que le sacaba, le prometió que un día a no muy tardar le sacaría de allí, aunque sea a una residencia para que tuviera más oportunidades para encontrar una familia, ya que allí en más de dos años no tuvo la suerte.

Así que así pasó, unos meses después Boomer salió a residencia, con heridas en las patas y con muchos kilos de más por estrés. Ahora lleva en residencia más de un año, donde por fin conoce el cariño de verdad y juega con los perros de allí en manada. Está deseando salir y tener libertad. Él es muy bueno y cariñoso, tanto con adultos y niños. El día que encuentre un hogar, será el perro más bueno y más agradecido del mundo.

Para más información contacta con info@asasensibilidad.es